El Partido de Tigre, está situado al N.E. de la Provincia de Buenos Aires, sobre la margen derecha del Río Paraná, al N. DE LA Capital Federal, de la que dista 32 kilómetros.

El Río Paraná, que en lengua guaraní significa “pariente del mar”, de longitud total de 3.780 kilómetros, vierte sus aguas en el Río de la Plata formando en su desembocadura un amplio delta, de 10.000 km2 de superficie. Tiene cuatro canales principales: el Paraná Miní, el Guazú, el Bravo y el de Las Palmas; este último es el que corresponde a nuestra zona.

El delta bonaerense comprende seis secciones que dependen de los partidos de: Tigre, San Fernando, Escobar, Campana, Zárate, Baradero y San Pedro. Nuestra porción se ubica en la primera sección de Islas.

De octubre de 1580 data la constancia de que don Juan de Garay procedió a un reparto de tierras del arroyo de las Palmas, entre agricultores del lugar. Hay fechados de 1611 en que el “Pago de las Conchas” figura con su primera Capellanía.

El paisaje de las islas del Delta de Tigre ha sido tema de pintores como Horacio Butler, Carlos Paez Vilaró, Ricardo Vivanco y muchos otros, entre los que me cuento (Inés Rey).

Domingo Faustino Sarmiento vivió temporadas en su casa sobre el río que actualmente lleva su nombre (antes era “Abra Nueva”), hoy convertida en Museo Municipal Casa de Domingo F. Sarmiento, incluso en la época de su Presidencia de la Nación. Una anécdota refiere que, estando Sarmiento de visita en casa de la familia Milberg, dejó su bastón de madera fuera, en el jardín. La dueña de la mansión notó su falta pero él le respondió que perdiera cuidado, que lo único que podía pasar era que echara raíces y brotes…

 En la zona de Tres Bocas se conserva el antiguo Hotel 3 Bocas, construcción característica de los años ´40 en un bello predio, que fuera frecuentado por emblemáticos personajes como Eva Perón, y escritores, historiadores y políticos. Marcos Sastre visitaba el lugar cuando “El Tempe Argentino”. Hugo del Carril residió en el paraje.
 
Artistas de la plástica y de las letras contemporáneas residen o pasan sus fines de semana por aquí, muchos de ellos convocados por el remo, como el afamado pintor Enrique Burone Risso.

No olvidemos que a través del trekking, o del simple placer de contemplar, este paraíso contribuyó a la producción de importantes obras culturales.

El Arroyo Santa Rosa, que era en los años ´50 un aguaje y luego se canalizó, dando lugar al bello barrio que nos congrega, debe su nombre a las plantaciones de ciruelas “Santa Rosa” –su flor nace en esa fecha- , que abundaban en sus terrenos y de los cuales conservamos productivos retoños.

 

Ampliar


Ampliar

Ampliar

Ampliar

Ampliar

Ampliar

Ampliar